sábado, 18 de octubre de 2008

Loblied Auf Die Zweisamkeit

Y esta es la soledad que nace en mí.
Intento evitarla.
He perdido la esperanza y ruego para que el amor me dé calor.
Perdí la voz, ¡quede muda!, acomplejada y sin calma.
Soñaba con la realidad, huí y caí al suelo.
No percibo suerte alguna, no percibo suerte alguna, no hay vida en mí, no percibo suerte alguna.
Estoy fatigada, estoy fatigada, ¡¡¡estoy fatigada!!!

Enredada en el temor.
Reconosco mi incapacidad para existir.
¡No estoy dispuesta a cargar conmigo misma!
Sólo soy un engendro de la monotonía, sólo una mala broma en una vacía sala de espera.
Soñé alguna vez con la vida, una vez con el amor,
Pero la vida huyó y del amor nació el temor.







Lacrimosa
Publicar un comentario