miércoles, 31 de marzo de 2010

You Are Not Safe In Your Own Home


























Instalación por Lydia Lunch.

Premiado en el Fierce Festival
en Birmingham, UK (Junio del 2004).

domingo, 14 de marzo de 2010

The New Creatures











I


Chaqueta de piel de serpiente
Ojos indios
Pelo Brillante

Entra agitado
Insecot del Nilo
Aire

II

Te paseas baja el suave verano
Vemos como se descompone tu ávido
Tu soledad
Tu rebosante vacío
Pálidos bosques al borde de la luz
decaen.

Mas milagros
Mas armas mágicas

III

Amargo alimento en pastos nauseabundos
Tristeza animal y la paliza
Del diván.
Cortinas de hierro forzadas
El detallado sol supone
polvo, navajas, voces.

La llamada del Desierto
La llamada de la fiebre, acogiendo
los sueños húmedos de un Rey azteca.

IV

Las orillas están altas y cubiertas de hierba
ricas de cálido peligro y verde.
Abre los canales.
Castiga el dolor del compañero de nuestra hermana
¿Nos queréis así como los demás?
¿Nos adoras?
Cuando vuelvas ¿querrás
jugar con nosotros?

V

Caen.
Extraños dioses llegan en rápidas posturas enemigas
Sus camisas son suaves casando
tela y pelo juntos
A lo largo de sus brazos los adornos
ocultan venas mas azules que la sangre
simulando dar la bienvenida.
Dulces ojos de lagarto conectan.
Sus débiles gritos de insectos desecados erigen
un nuevo miedo, donde los miedos reinan.
El crujido del sexo contra su piel.
El viento se lleva todo sonido.
Aplasta tu prueba en la tierra maltratada.

VI

Heridas, ciervos y flechas
Encapuchadas piernas brillantes se hunden
junto a las tranquilas mujeres.
Sorprendente obediencia de la gente de los billares.
Asombrosas cuevas que saquear.
Fláccidos, sosos ballets de pillaje.
Los chicos corren.
Las chicas gritan, y caen.
El aire esta cargado de humo.
Desconectados cables crepitantes bailan en charcos
de sangre marina.

VII

Mujer lagarto
con tus ojos de insecto
con tu salvaje sorpresa.
Cálida hija del silencio.
Veneno.
Date la vuelta con un deslizamiento de quejosa
sabiduría.
Los imperturbables ojos ciegos
tras los muros nuevas historias se alzan
y despiertan gruñendo y gimoteando
las misteriosa alba de los sueños.
Los perros duermen.
El lobo aúlla.
Una criatura sobrevive a la guerra.
Un bosque.
Un susurro de palabras cortadas, río
obstruyente.

VIII

La serpiente, el lagarto, el ojo del insecto
la verde obediencia del cazador.
Rápido, en el tiempo puro, al servicio
del sigilo y la somnolencia,
reduciendo cálidos bosques en inquieta madera

Ahora el valle.
Ahora el pelo de almíbar.
Apuñalando los ojos, ensanchando cielos
tras el hueso de la calavera.
Rápido fin de la caza.
Abraza el hinchado pecho desgarrado
y la garganta manchada de rojo.
Los perros se recrean.
Llévala a casa.
Lleva el cuerpo de nuestra hermana, de vuelta al
barco.

IX

Un par de Alas
Se estrellan
Altos vientos del Karma

Sirenas

Risas y jóvenes voces
en las montañas.

X

Santos
el negro, África
Tatuaje
ojos como el tiempo.

XI

Construye habitaciones temporales, juegos
y aposentos, juega ahí, escóndete.

El primer hombre se pudo de pie, cambiando de
postura
mientras los gérmenes de la vista
desplegaban Banderas en su cráneo

y apretando el paso, pelo, uñas, piel
giraban lentamente, arremolinados, en
el cálido acuario, cálida
rueda giratoria.

Peces de cuevas, anguilas, y grises salamandras
dan vueltas en su carrera nocturna del sueño.

La idea de la visión escapa
al gusano animal cuya tierra
es un océano, cuyo ojo es su cuerpo.

XII
La Ciudad. Colmena. Telaraña, o montículo
de insectos seccionado. Todos los ciudadanos
herederos
del mismo linaje real.

La bestia enjaulada, el sagrado centro,
un jardín en medio de la ciudad.

"Ver Nápoles y morir".
Deserta del buque. Ratas, marineros
y muerte

Tantas palomas salvajes.
Animales a punto con nuevas enfermedades.
"Solo hay una enfermedad
y yo soy su catalizador",
gritó el condenado orgullo del portador.

Combates, bailes, salas de juego,
bares, cines crecen
en el ávido verano.

XIII

La teoría dice que el nacimiento es provocado
por el deseo del niño de abandonar la matriz.
Pero en la fotografía vemos el cuello de un feto de
caballo
estirándose hacia dentro con las patas fuera.

De ello resulta:

Traga la leche del pecho
hasta que ya no quede leche.

Exprime la abundancia al máximo
hasta que la fuente la reclame.

Se traga la simiente, su orgullo
hasta que con pálidas piernas como boca

ella absorbe la raíz, temiendo
que el mundo devore al niño.

¿No me traga la tierra
cuando muera, o el mar
si muriese en el mar?

XIV

Salvaje destino

Chica desnuda, vista por detrás,

en un camino natural

Amigos
exploran el laberinto

Película
joven mujer abandonada en el desierto

Una ciudad enloquecida por la fiebre

XV

Hermanas del unicornio, bailad
Hermanas y hermanos de la Pirámide
Bailad

Manos destrozadas
Historias de los Viejos Tiempos
Descubrimiento del Estanque Sagrado
cambios

El grito de la nena de la quietud de manos mudas

El perro salvaje
La bestia sagrada

¡Encontradla!

XVI

Ver a la chica
del gueto.
Oscuras calles salvajes.
Una cabaña, iluminada con velas.
Es una hechicera
Profeta hembra
Buja
Vestida del pasado
Completamente ataviada.

Las estrellas
La luna
Ella lee el futuro
en tu mano.

XVII

Las paredes son de un rojo chillón
La escalera
Muy llamativa y discordante.
Ha visto las señales.
"Tu también"
"No vayas"
El sale huyendo
La música se renueva.

El pozo de la unión.
"Salvación"
Tentado a saltar en el circulo.

Los negros se amotinan.

XVIII

Teme a los Señores que son un secreto entre
nosotros.
Los señores están dentro de nosotros.
Nacidos de la pereza y la cobardía.

Me habló. Me asustó
con su risa. Cogió
mi mano, y me llevó mas allá
del silencio hasta las tranquilas Campanas
susurradas.

XIX

Una fila de jóvenes
atravesando un pequeño bosque

Están filmando algo
en la calle, enfrente de
nuestra casa.

XX

Caminando hacia el motín
Que se extiende hasta las casas
los céspedes
de repente estoy vivo
con gente
corriendo

XXI

No me gusta lo que le hicieron
a esa chica
La jauría de la Misericordia
Salvaje canción cantan
Mientras le cortan las manos
Clavadas a un árbol
Fantasma

Vi un linchamiento
Conocí a los extraños hombres
de los pantanos del sur
Los cipreses eran su conversación
El reclamo de los peces y el canto de los pájaros
Raíces y señales
totalmente desconocidas
Casualmente estaban allí
Guías, para los dioses
blancos.

XXII

Chacal, seguimos el rastro de los supervivientes de las caravanas.
Recogemos las cosechas sangrientas de los campos de batalla.
De la carne de ningún cadáver se privan nuestros flacos vientres.
El hambre nos lleva hasta fragantes vientos.
Forastero, viajero,
mira fijamente nuestros ojos y traduce
el horrible ladrido de los antiguos perros.

Caravanas de camellos dan fe
de las armas del Cesar.
Hordas se arrastran y se filtran en
las paredes. Las calles
manan piedra. La vida sigue
absorbiendo la guerra. La violencia
destruye el tempo del no-sexo.

XXIII

Un campamento armado.
Ejercito ejercito
consumiéndose en
festines.

XXIV

Terribles gritos inician
el viaje
Si hubieran emigrado antes
alto quejumbroso agudo
desgarrador lamento animal
de una mujer
en lo alto de la torre de una Montaña

Fina alambrada
en la mente
dividiendo el corazón

XXIV

Subrepticiamente
Sonríen
Tentadoras-Risueñas

Choktai
¡fuera!
mal
¡fuera!
No venir aquí
¡Déjala!

Una criatura esta amamantando
a su hija
dulces brazos alrededor
de la cabeza y del cuello
una boca con la que conectar
deja en paz a esa niña
Es mía
Me la llevo a casa
De vuelta a la lluvia

XXVI

La bala del asesino
Se casa con el Rey
Disimulando millas de aire
Para besar la corona.
El Príncipe se tambalea en sangre.
Oda al cuello
Que fue acicalado
Como vestido de la violación.

XXVII

Ciudad del cáncer
Declive urbano
Tristeza veraniega
Las autopistas de la vieja ciudad
Fantasmas en coches
Sombras eléctricas

Ensenada
la foca muerta
el crucifijo del perro
espíritus de los muertos coche sol.
Para el coche.
Lluvia. Noche.
Siente.

XXVIII

Ave marina gemido marino
Terremoto murmurante
Incienso de rápido consumo
Clamor indignado
Carretera sinuosa
Hasta las cuevas chinas
El hogar de los vientos
Los dioses del luto

La ciudad duerme
y los niños desdichados
rondan con las cuadrillas de animales.
Parecen hablar
con sus amigos
los perros
que les enseñan huellas.
¿Quien puede cogerlos?
¿Quien puede hacerlos
entrar?

XXIX

La chica de la tienda
a medianoche
se deslizo hasta el pozo
y se encontró con su amante
Hablaron un rato
y rieron
después el se fue
Ella puso una almohada naranja
sobre su pecho

Por la mañana
El Jefe retiro sus tropas
y trazo un mapa
Los jinetes se levantaron
Las mujeres tensaron
las cuerdas
Ahora las tiendas están plegadas
Marchamos hacia el mar

XXX

Catalogo de Horrores
Descripciones del desastre Natural
Listas de milagros en el pasillo divino
Catalogo de peces en el canal divino
Catalogo de objetos en la habitación
Lista de cosas en el río sagrado

XXXI

El blando desfile ya ha empezado
en Sunset
Los coches bajan retumbando por
el cañón.
Es la hora y el lugar.
Los coches ruedan con gran estrépito.
"Tienes un coche muy guapo".
Estas bestias motorizadas
murmurando su suave
conversación. Un placer
por la noche
oír sus tranquilas voces
de nuevo
después de dos años.

El blando desfile
ha empezado pronto.
Tranquilos estanques
de una tierra cansada
se hunden ahora
en la paz de la noche.

Las nubes desfallecen
y mueren
El sol, una calavera naranja,
susurra en silencio, se convierte en una
isla, y desaparece.

Ahí están mirándonos
todo
oscurecerá.
La luz ha cambiado.
Éramos conscientes
con las rodillas hundidas en el aire ondulante
mientras los barcos arrastran
trenes en su estela.
Infección bucal
de nuevo en los campos.
Gonorrea
Dile a la chica que se vaya a casa
Necesitamos un testigo
para el asesinato.

XXXII

Los artistas del Infierno
montan sus caballetes en los parques
el terrible paisaje,
donde los ciudadanos ven como el ansioso placer
es atacado por salvajes bandas de jóvenes

No puedo creer lo que esta pasando
No puedo creer que toda esta gente
se olfateen unos a otros
y retrocedan
enseñando los dientes
los pelos de punta, gruñendo, aquí en
el viento asesinado.

Soy un asesino fantasma
presenciando toda
mi bendita sanción

Así es
se acabo la diversión
la muerte de toda alegría
ha llegado.

¿Te atreves
a negar mi
potencia
mi bondad
o perdón?
Inténtalo
te freiras
como los demás
en la sanidad

Y ni por un
centavo
tendré
tiempo
para vosotros
Niños fantasmas
ahí abajo
en el espantoso mundo

Estas solo
y no necesitas a otro
tú y la madre niña
que te dio a luz
que te destetó
que te hizo hombre

XXXIII

Asesino de la cabina de fotos
frágil bandido
directo de una emboscada

¡Mátame!
Mata al niño que te
hizo.
Mata al escandaloso
senador de la lujuria
que te puso en ese estado.

Mata al odio
la enfermedad
la guerra
la tristeza

Mata a la maldad
Mata a la locura

Mata a la foto la madre el asesino el árbol
Mátame.
Mátate.
Mata al pequeño elfo ciego.

El hermoso monstruo
vomita un chorro de relojes
despertadores joyas cuchillos monedas
de plata y sangre de cobre

El pozo del tiempo y la aflicción
botellas de whisky perfume
hojas de afeitar collares
liquido insectos martillos
y finas uñas las patas de
pájaros plumas de águila y garras
partes de maquinaria dientes
de cromo pelo fragmentos de
loza y calaveras las ruinas
de nuestro tiempo los escombros junto
a un lago las destellantes
latas de cerveza y oxido y piel
menstrual de marta

Baila desnudo sobre huesos
rotos los pies sangran y manchan
cortes de cristal cubren tu mente
y el seco final de la barca
del vació mientras la gente
lanza hilos en tranquilos estanques
y arranca a la antigua trucha
del profundo hogar. Escamas
encontradas de un verde brillante.
Un cuchillo fue robado. Un
valioso cuchillo de caza
Por unos extraños chicos
del otro campo al otro lado del
lago.

XXXIV

Son estos nuestros amigos
haciendo carreras y estremeciéndose
por los tranquilos valles del parlamento

Mi hijo no morirá en la guerra
Volverá
voz de campesino numerado de pescador
de Oriente

La ultima vez dijiste
que esta era la única manera
voz de tierna muchacha

Corriendo y hablando
verdes junglas
infectadas

consulta el oráculo
amargo riachuelo
arrástrate
viven del agua de lluvia

amor de mono
compañero de mantra
fabricante de brandy

Las islas del veneno
El veneno

Coge este diminuto granulo
de raíz de serpiente diabólica
de la playa
del sur

Un increíble milagro
dará contigo

El helicóptero estallo
un clic interior y sin duda
material explosivo, libero
a las bombas de relojería
de las tierras leprosas
salpicadas de hambre
y abrazadas a la ley

Por favor
enséñanos tu recortada cabeza
y tus encenegados ojos sonrientes
tranquilos en el fuego
una sedosa camisa de flores
ribeteando los ojos, de alambre
cargado, distantes
mentiras de dial

ven, hombre tranquilo
a la prueba de la vida

ya como esposa
latente, curtida, suelta
anárquica, espléndida y lánguida
Era un grito del reino
legión de obscenos desfilando
hombres de la mente

Donde están tus maneras
ahí en el desierto
soleado
ilimitadas galaxias de polvo
espinas de cactus, collares
piedras blanqueadas, botellas
y coches oxidados, depositados para ser tallados

El nuevo hombre, soldado del tiempo
se abrió camino estrechamente
por las apiñadas ruinas
de lo que antes fuera una severa ciudad, ahora
cómica con ratas
y los insectos del refugio

Vive en los coches
atraviesa inútilmente
las heladas escuelas
y no encuentra espacio
en las sombras de la obediencia

los monitores han sido silenciados
las grandes torres de vigilancia cubiertas de grava
mareadas en la playa del oeste
hartas de mirar
solo que quedara un caballo
para cabalgar por el yermo
un perro a su lado
para olfatear a las doncellas de la carne
encadenadas a los postes públicos

ya no hay discusiones
en las camas, durante la noche
las oscuridad es quemada
Mira los salones de la ciudad
donde una mujer baila
con su vestido europeo
los grandes valses
podría ser divertido
gobernar un yermo

XXXV

Palmeras de cerezas
terribles playas
y mas
y muchas mas

Esto sabemos
que somos libres
en el texto escolar
de lo no perdonado

las sonrisas del engaño
increíbles dificultades sufren
aquellos apenas capaces
de sobrevivir

pero todo pasara
estírate en la verde hierba
y sonríe, y medita, y contempla
su grata
semejanza
con la Reina del acoplamiento
que parece
estar enamorada
del jinete

ahora, ¿no es fragante?
Señor, ¿no es malicioso?
con una descuidada y caprichosa
mirada hacia atrás



Jim Morrison
24 julio, 1968
Los Angeles, Estados Unidos, Hawai

jueves, 11 de marzo de 2010

lunes, 8 de marzo de 2010

Pensamientos del momento...


"Empece a comprender exactamente cuánta de mi energía había estado dilapidando con otra gente. En los hombres. En hombres que nunca iban a entender que yo quería más de lo que ellos podían dar. Más de lo que era razonable que supieran cómo. Porque yo no los necesitaba. Me necesitaba a mi misma. Para reivindicar mi propio yo. Reivindicar mi capacidad para el placer. Estaba usando a los hombres simplemente para estimularme. Para estimular esa descarga de adrenalina, esa satisfacción definitiva, ese colocón celestial, esa cegadora luz blanca que acompaña cada orgasmo. Esas exploxiones divinas que caen en cascada recordándote que estás viva, viva de verdad"

Fragmento de Paradoxia: A Predator's Diary de Lydia Lunch





domingo, 7 de marzo de 2010

Orphans

























Pequeños huérfanos corriendo a través de la nieve sangrienta.
Pequeños huérfanos corriendo a través de la nieve sangrienta.
Pequeños huérfanos corriendo a través de la sangre, de la sangre, de la sangre...

No más tobillos y no más ropa.
Pequeños huérfanos corriendo a través de la nieve.
Pequeños huérfanos en la sangre, en la sangre, en la sangre...




video


Teenage Jesus and the Jerks