martes, 24 de noviembre de 2009

Sin Título 1

Sus ojos bien abiertos casi saliendo de sus cuencas,
sus venas inchadas por toda su frente,
sus labios morados y a punto de estallar,
las delicadas manos de esa mujer triturando su cuello.
El precio de haber hecho lo que nadie debía hacer.



Angge Le Bon





























Contenta??
Publicar un comentario